Pez Barbo Dorado

S/9
Availability: In Stock

Puntius semifasciolatus o popularmente conocido como, Barbo Oro, Barbo Dorado, Barbo Schuberti o Barbo Chino, es una especie de peces de la familia de los Cyprinidae en el orden de los Cypriniformes. Los machos pueden llegar alcanzar los 7 cm de longitud total.

Description

Descripción

Puntius semifasciolatus o popularmente conocido como, Barbo Oro, Barbo Dorado, Barbo Schuberti o Barbo Chino, es una especie de peces de la familia de los Cyprinidae en el orden de los Cypriniformes. Los machos pueden llegar alcanzar los 7 cm de longitud total.

Distribución y hábitat

El Barbo Dorado es originario de China, en la cuenca del río Rojo, aunque también hay registros de avistamientos en la isla de Borneo. Actualmente se pueden encontrar en otras localizaciones del globo, como Singapur, Australia, Estados Unidos o Colombia, pero su origen no es natural, son producto de liberar ejemplares en la naturaleza. Su hábitat natural son los ríos y riachuelos, con agua clara, sustrato de arena y rocas, preferiblemente con abundante vegetación.

Condiciones del acuario

Necesitamos un acuario de unos 100 litros, para mantener un pequeño cardumen de entre 6 y 10 ejemplares, para que no moleste en exceso a otras especies. Prefieren acuarios con sustrato de arena o guijarros de tonos oscuros, con buenos espacios libres para nadar, pero a la vez con cavidades adecuadas para esconderse. Son peces que consumen gran cantidad de oxígeno debido a su constante y frenética actividad, así que el acuario debe contar con un buen sistema de filtrado y oxigenación. La calidad del agua se debe mantener en los siguientes parámetros: Temperatura entre 23ºC y 28ºC. pH de 6,5 a 7. dH inferior a 10º

Dieta

El Barbo Dorado es omnívoro, consume de todo: alimentos secos, congelados, copos…pero sin duda lo que más le gusta son las presas vivas de pequeño tamaño, por lo que le podemos proporcionar artemias criadas por nosotros mismos. Parece que siempre están hambrientos, por lo que hay que darles de comer al menos dos veces al día. Aunque los podemos alimentar de forma indefinida con alimentos secos preparados, lo ideal es darles una toma de alimento seco, y otra con alimento vivo o natural: artemias, dafnias, tubifex, larvas de mosquito o alimentos congelados.